viernes, 29 de abril de 2011

Envidia

"Lo quiero. Lo necesito. Debe ser mio."

Son expresiones que se pueden usar cuando envidiamos algo, cuando sabemos que otra persona tiene algo que nosotros queremos, que nosotros ansiamos. Que no podemos hacer mas que envidiar a la otra persona hasta el punto de odiarle, solo por tener algo que nosotros no tenemos y queremos tener. Y las posibilidades son amplias: desde lo que podria ser un simple boligrafo por cualquier razon, hasta una persona, un amor, una amistad... las posibilidades son infinitas.

Todos, en algun momento de nuestra vida (o puede que incluso en este mismo momento), sentimos envidia de otra persona, porque por razones que escapan a nuestro alcance,  o porque tienen esa suerte, o bien porque simplemente llegaron antes, tienen algo que nosotros queremos, que ansiamos tener, que deseariamos tener, que incluso sin llegar a darnos cuenta, seriamos capaces de dar cualquier cosa por ello. Pero la suerte no siempre nos sonrie, y no nos queda mas remedio que aguantarnos, ver como esa otra persona se queda con lo que quiere, y tu simplemente observas como eso pasa, sin poder hacer nada.

Unos lo llaman "el destino", otros simplemente casualidad, otros suerte... son tantas posibles que uno ya ni sabe por cual decantarse. Solo hay una cosa en nuestra mente, y es eso que realmente queremos. Y un odio empieza a crecer, primero hacia la persona que lo tiene, y despues hacia nosotros mismos. Si se llega a este punto, la envidia llega a ser peligrosa, porque ya ha pasado a ser un verdadero problema: nuestra autoestima se hunde, nuestra alegria se convertira en tristeza, nuestras esperanzas desapareceran, solo existe lo negativo. Llegados a este punto seria ideal dejar de pensar en ello, buscar otra cosa que ocupe tu mente y, asi, no autodestruirte a ti mismo, porque acabara pasando, te hundiras con solo tus pensamientos, en un pozo tan hondo, que aun viendo el final nunca llegas a el, simplemente se hace interminable una y otra vez.

Como se habra visto, he llevado la envidia a un caso extremo, no siempre es asi. Algunas veces simplemente tenemos que conseguir lo que otra persona tiene por nuestros medios, siempre que sea posible la envidia desaparecera igual que llego, y en otras ocasiones simplemente desaparecera, bien porque veamos que no merece la pena envidiar nada, bien porque perdemos ese interes.


Ayer de casualidad se me ocurrio hacer una serie de entradas para tener mas actividad, asi que quiza esta sea la primera de 7 posibles entradas, creo que con eso acabo de dar una pequeña pista de lo que escribire durante 7 dias si me acuerdo, o si no me vence la pereza...

No hay comentarios:

Publicar un comentario