jueves, 2 de junio de 2011

Mentiras

Todo el mundo las conoce, todo el mundo las ha recibido, todo el mundo las ha usado, y todos sabemos que seguira siendo asi eternamente. Es una parte del ser humano que si bien deberia dejar de existir, por nuestra naturaleza es imposible. Desde una mentirijilla cuando no queriamos ir al cole y nos poniamos malos extrañamente, hasta cuando nos escaqueamos de algo serio con una mala excusa (o buena, las hay de todos los tipos, como los colores).

Son odiosas. Una cosa es una mentirijilla para salir al paso, una mentirijilla que ni hace daño ni es mentira, si no una "omision de la verdad" en si misma, no dices la verdad, pero tampoco dices la mentira. Algo asi, en circunstancias concretas, pueden hacer bien aunque siguen siendo poco aconsejables. Otra cosa es cuando se trata de un tema serio y, no solo se miente, si no que se sabe que se esta mintiendo, se sabe que con esa mentira tendran que crearse mas mentiras, se tendra que seguir agrandando la bola... ¿Y que pasa cuando la bola llega a su tope? Que explota, y el resultado no es nada agradable. Cuando se descubre que una cosa es mentira, inmediatamente se conecta con la mentira anterior, y esta con su anterior... asi hasta llegar a la primera, donde se descubre que puedes incluso haberte inventado una vida entera basadas en mentiras.

Hay gente que se dedica a eso, los abogados (y no les tacho de mentirosos, si no de omisores de la verdad) hacen eso mismo, para defender a su cliente buscan "su verdad", la que ayuda a que su cliente salga impune, aun cuando ellos mismo saben que estan defendiendo a un asesino, a un ladron, a un violador... Cuando llaman a tu puerta esos "pesados" de turno vendiendote una oferta como no has visto en ningun otro sitio, ¿De verdad te lo crees todo? No te ofendas por mis palabras, pero eres muy ingenuo/a. Nunca creas lo que digan, solo debes creer lo que haya en los papeles, y ya se encargaran ellos de que solo mires lo que les interese, asi que se un poco listo/a y no firmes nada sin habertelo leido todo antes al detalle (experiencias propias recientes).

Tambien hay que decir que las mentiras pueden convertirse en una enfermedad, hasta el punto de que no es que se creen mentiras para evitar descubrir la verdad, si no que al inventarse las mentiras estas se toman como verdades, y uno se autoconvence de que esta diciendo la verdad, cuando en realidad esta diciendo mentiras como castillos de grandes.

¿La mejor solucion? Evitar mentir. Para evitar mentir, hay que no llegar al punto de tener que hacerlo. ¿Que te toca un trabajo en el que tengas que mentir? Miente en tu horario laboral, y si fuera del trabajo tienes que mentir para mantener el trabajo, hazlo de forma que no dañes a nadie. Pocas son las mentiras que a la larga benefician de forma personal, y hay que saber hacerlo. Si bien hay gente que tiene un don para mentir, hay que saber dar con ellos y saber como tratarlos, pueden mentir para bien, o mentir para mal, y es necesario diferenciar.

Sigo con mi entrada pendiente, y esta vez si aviso que la alargare la prometida. Intentare hacer una entrada mas el sabado o el domingo, ya que la siguiente semana estare de examenes y no se cuanto tiempo tendre libre. Si para este fin de semana no consegui escribir nada, me disculpo desde ya, pero serian dos semanas o tres semanas sin escribir nada. Un saludo.

2 comentarios:

  1. Las mentiras, esas malditas bastardas que todos usamos hasta sin quererlo...

    Estoy muy de acuerdo con tu diferenciación entre "mentirijilla" y "mentira", sin duda hay que saberlas diferenciar. En cuanto a los mentirosos... ¿qué decir de ellos que no hayas dicho tú ya? Han estado siempre entre nosotros y siempre estarán: infidelidades encubiertas, juergas adolescentes, competitividad en el trabajo, redencillas familiares,..., por todas partes.

    ResponderEliminar
  2. La mentira no deja de ser una mentira, diferenciar entre "niveles" en un engaño, sólo es un sofisma. Coincido contigo en lo esencial: para que no te pillen en un renuncio lo mejor es evitar mentir.

    Pero no estoy totalmente de acuerdo con la zona gris que condenas: una mentira no es una verdad incompleta o no todo un argumento dentro de la verdad no es un engaño ni siquiera una omisión es simplemente que el otro interlocutor no pide la totalidad de la conversación(el argumento). En mi trabajo se daba esto casi todos los días. Diferente es que envuelvas una mentira en un halo de realidad, esto es práctica habitual sobre todo en política, ejemplo: "La economía española esta muy mal y para ser competitivos hay que bajar salarios y subir impuestos, pero la clase alta necesita que no se le suban dichos impuestos porque son el motor de la economía que nos hará salir de la crisis". Una mentira total envuelta en una verdad parcial. En cuanto al "mentiroso" bueno, yo predico el vive y deja vivir... siempre y cuando no entre en mi parcela, personalmente no tengo nada contra quien usa argumentos falaces de cualquier tipo siempre y cuando no entre mi persona en mitad de ese enredo.

    Saludos Sr. Bola de arroz un placer seguir leyendo tu blog!

    ResponderEliminar